El Fabricante (El Fabricante de Sueños IV de ??)

El fabricante de sueños no puede dormir. Vive de los destellos que otros olvidaron recordar y anota en su libreta esas cosas que no se ven más que por el rabillo del ojo. No recuerda su nombre y siempre tiene un poso de melancolía en la mirada. Sólo gracias a ella puede ver aquello que está condenado a caer en el olvido.

La mañana le dio permiso para andar entre los soñadores durante un día, pero debe regresar a la oscuridad con el nuevo amanecer. No tiene más voluntad que la de ver y crear lo que otros no mirarían jamás. No es bueno ni malo, justo ni injusto, Dios ni diablo. Es una fuerza de la naturaleza que se alimenta de imágenes robadas.

Construye mundos oníricos en los que el mundo es consciente de su propia debilidad y el soñador inconsciente de su poder. Espera encontrar belleza, no le tiene miedo al horror y camina solo. Nadie quiere conversar con un tipo que ve sueños por todas partes.

El fabricante de sueños viste un abrigo largo y lleva gafas oscuras para protegerse del sol, incluso en los días de lluvia. No le gustan los desiertos porque cada grano de arena es distinto de los demás, pero todos son igual de despiadados. Tampoco le atraen las ciudades.

Es lo más parecido que existe al Apocalipsis y le gustaría fabricarse un sueño para sí mismo. En él sería polen, polvo, pequeñas partículas de agua o cualquier cosa que pueda ser esparcida por el viento, para estar en todas partes a la vez y sentirse siempre acompañado.

El fabricante de sueños se refugia en el rincón más oscuro del mundo para dibujar tranquilo bajo la luz de una vela, tan intensa como discreta. El pequeño lápiz de carboncillo que esconde en su mano izquierda transforma en láminas de trazo nervioso los deseos ocultos del soñador, dando vida al reflejo de una realidad oculta.

A veces ríe mientras trabaja. Otras llora incapaz de retirar la mirada de la tristeza. Y en ocasiones cierra los ojos para no ver las pesadillas que nacen de su puño. Entonces los trazos se vuelven violentos y la rabia inunda su alma. Espera que alguien venga a rescatarle de su propia imaginación, pero nadie quiere conversar con un tipo que ve pesadillas en cualquier rincón de la realidad.

Cada vez que vuelve de la nada espera encontrar un poco de fantasía que le permita regresar al amanecer con una sonrisa en los labios. A veces lo consigue y otras no. El fabricante de sueños no entiende a los soñadores. No sabe qué significan sus miedos, deseos y anhelos. No comprende su corazón, pero conoce las infinitas posibilidades que se esconden en él.

Al fabricante de sueños le gustaría ser destino, para poder decidir, u hombre, para poder rebelarse contra el destino, pero no es más que una pistola con seis balas en el tambor que esperan ser disparadas. No tiene esperanza, amor ni odio, aunque lo sienta todo con una intensidad suicida. 

Camina por calles desiertas o abarrotadas de gente con las manos metidas en los bolsillos de su largo abrigo negro. Lleva la libreta en el bolsillo trasero de sus vaqueros, en el derecho. El lápiz viaja escondido entre las anillas del cuaderno. En el bolsillo izquierdo guarda un bolígrafo, para anotar las cosas que no deben olvidarse jamás.

Aunque nadie ha visto sus ojos, tienen un brillo verde esmeralda y siempre los lleva ligeramente cerrados, como si calibrara el peligro que se esconde dentro de cada soñador.

El fabricante de sueños sólo teme una cosa, quedar atrapado en los secretos de una mente desesperada por vivir.

Llega con el sol, precediendo a sus rayos con un andar pausado y seguro, como un pistolero que se juega la vida por honor, pero sin comprender demasiado bien los motivos que le ponen siempre en el disparadero, con las manos crispadas y una molesta tendinitis que no terminará de curarse jamás.

About these ads

7 comentarios to “El Fabricante (El Fabricante de Sueños IV de ??)”

  1. Infinito Says:

    Intensidad suicida.
    Es siempre tan grande leerte.

  2. eiruceiram Says:

    Esta entrenándose para el gran paso, UN LIBRO!!

  3. silvio11 Says:

    Y lo que no sabéis es que uno ya estoy a punto de terminarlo, el otro está escondido dentro de todo este caos de post y el tercero empezará en cuanto tenga ultimado mi “Tratado nocturno sobre gatos callejeros, ciudades mágicas multidimensionales y cuidadores de almas”.

  4. Infinito Says:

    A punto de terminarlo? =)

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: