MISCELÁNEA SENSITIVA

¿Por qué escribir sobre la oscuridad? La respuesta es evidente. La felicidad se disfruta, pero cuando una está jodido sólo busca la forma más rápida para librarse del dolor. Al final todo se reduce a eso, al dolor, y a la forma más apropiada de darle esquinazo. Eso es lo que nos hermana. La felicidad es egoísta, la queremos sólo para nosotros mismos. Puede que los demás la perciban, pero no deseamos compartirla ni saber si otros son tan felices como nosotros. No queremos hacer nada que desvele que nuestra supuesta felicidad es sólo una mentira cuidadosamente construida. Sin embargo… El dolor… Ese deseamos que llegue a otros y, sobre todo, a las mismas personas que nos lo provocan. Queremos que sufran con nosotros, que lloren con nosotros, que se apiaden de nosotros, que nos protejan como necesitamos que alguien nos proteja y como a lo mejor ellos no quieres protegernos. Demasiada gente mira a la oscuridad y fabrica un montón de excusas, de mentiras por las que viajar, de escenarios en los que ubicar esa oscuridad. Demasiada gente se pregunta por qué es más fácil escribir sobre la oscuridad. A mí preocupa otra cosa. ¿Por qué todavía no se han dado cuenta de que el color de la oscuridad no es el negro? Quizás sea por eso por lo que no son capaces de verla venir.

DE LA OSCURIDAD

Siento la necesidad de volver a huir.

He visto a demasiadas personas equivocarse.

Me he visto a mí mismo equivocarme demasiadas veces.

He visto las mentiras que otros se cuentan

esperando que sean las verdades que podrán contar mañana

a sus hijos,

a sus nietos,

a todos aquellos que quieran oírles.

He olido mi propio miedo,

lo he saboreado,

pero no puedo olerlo ni tocarlo.

Me pregunto por qué los sentimientos

no pueden percibirse con todos los sentidos.

Necesito volver a sentirme lejos de todo,

del mundo,

de las personas,

de mi propia humanidad,

de una vida que nos hiere en cuanto bajamos la guardia.

Necesito un escondite en el que poder sentirme seguro.

Necesito que al final

alguien me sujete la mano,

alguien que sea capaz de mirarme a los ojos,

de hacerme sentir en paz

y decirme que siempre intentó comprender mis imperfecciones,

aunque nunca lo consiguiese.

Necesito que exista alguien que me quiera

no por lo que aparenté ser,

no por lo que fui,

si no por aquello en lo que lo siempre intenté llegar a convertirme.

Necesito dejar de ser un cúmulo de contradicciones,

pero es la única manera que tengo de vivir.

A UNA LUZ DE CARNE Y HUESO

Dame tus palabras para que pueda escribir un libro lleno de ilusiones. Y tus ojos, para construir en ellos un estanque poblado de ondinas, sátiros, nenúfares y unicornios. Deja que tus manos exploren los caminos no transitados de mi cuerpo y que las mías dibujen la geografía inexplorada de tu piel. Permite que abrigue con tu cuerpo los miedo que padece mi corazón y que los latidos del tuyo se conviertan en el metrónomo que marque el ritmo de mis pasos.

Libera el calor de tu sonrisa para que mitigue los inviernos a los que sobrevivo gracias al recuerdo de tu olor.

Una respuesta to “MISCELÁNEA SENSITIVA”

  1. Hoy tengo presente más que nunca la figura del payaso destrozado por dentro. Recuerdo aquel relato tuyo al leer este fragmento y al vivir ciertas situaciones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: