Siete días: Martes de explícita lujuria

Deja que te vea bañada por la oscuridad de la noche

antes de que un rayo del sol nos haga desaparecer a los dos.

Que estudie la forma en que se derrama tu pelo sobre la almohada;

esa en la que permanecerá tu olor horas después de que te hayas marchado,

como el recordatorio cruel de que ningún cielo es eterno.

Que estudie los desniveles de tu cuerpo

para que mis dedos puedan recorrerlo a ciegas

mientras busco en tus pupilas la puerta que me permita abrazarte el alma.

Deja que mis manos transiten por todos los caminos que recorren tu piel.

Que se dejen guiar por la inercia

y paseen por los valles y montañas de un mundo mágico,

de un universo lleno de seda, rocas palpitantes

y pequeños rincones secretos.

Deja que suban y bajen, como si fueran las manos de un invidente

que, sediento de curiosidad, intenta aprender el lenguaje de tu cuerpo.

Deja que inhale el fresco perfume que abriga tu cuello,

milímetro a milímetro.

Que la punta de mi nariz salte de peca en peca

siguiendo el olor salado del mar

para así poder sumergirme en ti,

con los ojos cerrados,

porque para entonces tu imagen ya será la parte más valiosa de mi memoria

y no necesitaré verte, sólo sentir.

Deja que esta boca sea paladín de un idioma sin palabras

y mi lengua su profeta.

Saborear la misma fruta fresca que olía en tu cuello,

el suave suelo provisto de corazón que me lleva a tu cintura

y ese mar en el que me dejo mecer por un delicado oleaje primero,

y arrastrar por una convulsa tormenta después,

convirtiéndome en el primer naufrago que sueña con morir ahogado.

Permite que sea un caníbal de tu sexo

para que pueda quemar cuatro de mis sentidos contigo

y así poder concentrarme en el quinto,

en escuchar la profunda calma de tu respiración,

el sorprendido asalto de tus suspiros

y los palpitantes jadeos de tu excitación,

que siempre será la mía.

6 comentarios to “Siete días: Martes de explícita lujuria”

  1. Demasiado explícita. No está mal pero… demasiado explícita. El autor está carente de algo… de algo en concreto…

    • silvio11 Says:

      Sí, ya sabes que iba a subtitularla “Carta a los Reyes Magos”, pero me ha parecido que probablemente Melchor y compañía terminarían pasando de mí.

  2. Mantenido Says:

    Qué escándalo!!
    Degenerado!!
    Qué vergüenza!!

    Un chico limpio, formal y que ha recibido educación cristiana… espera… un momento… eso lo explica todo.

    Está claro que tratas todos los géneros.

  3. Destino Says:

    Una tarde de martes, quizás, primavera.
    En un cuarto oscuro, primero A.
    Una cama desnuda mata la soledad,
    Un espejo confiesa, sin mostrar piedad.

    50 pavos se estiran
    Por la puerta de atrás,
    Dos lenguas delatan
    Sin llegar a hablar.

    Dos dedos enseñan
    El camino a andar.
    Diez dedos se cruzan
    En otro lugar.

    Dos almas, un cuerpo,
    Frotando el colchón.
    Cien besos, recorren,
    Alante… y atrás.

    Me enredo en tu pelo
    De fuego encendido.
    Cerrando los ojos,
    Dejándonos ir.

    Con cada latido,
    Palpando saliva.
    Cruzándonos besos,
    Adentro y al ras.

    Dibujo en tus senos
    Mis sueños de niño.
    Calcando tu cuerpo,
    Sin prisa en mi piel.

    Dos cuerpos fundidos.
    Adiós… Soledad.

    En el corazón
    De una tarde ardiente.
    Dos niños se tienden,
    Para descansar.

    Abrazas mi cuerpo,
    Palpitas muy lento.
    Tus ojos me miran,
    Con curiosidad.

    Mis labios te besan
    Sin saber qué pensar.
    Dos cauces distintos
    Van al mismo mar.

    Quisiera decirte,
    ¿Me quieres amar?
    No sé ni quién eres,
    Prefiero callar.
    No sé si te quiero
    ¿Quién sabe amar?,
    Te miro y espero
    Alguna señal.

    Salgo de tu cuarto
    Queriendo entrar en tu vida.
    Besando tus labios
    Una última vez.
    Anhelo tu cuerpo.
    Tu luz, tu sonrisa.
    Aún no me he ido
    Y estoy ya sin ti.

    Bajando a la calle
    Contigo en mi mente.
    Pensando en qué hacer,
    La próxima vez.
    No sé si tú sabes,
    Que quiero ser tuyo.
    Encuentro una diosa.
    Y no sé ni qué hacer.

    • silvio11 Says:

      Joder Des, ahora incluso me tengo que dejar los cuernos en el mundo de la informática para asegurarme de que puedas hacerme la competencia. Por mi parte tienes el título de Gran Master de la Poesía Susurrada.

  4. nosoyGuillermo Says:

    Joder que poesía tan buena. Es mucho mejor el comentario que el post original. Bien por Destino. Sea quien sea.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: