Como dos gotas de agua

Miraba las gotas de lluvia resbalar por el cristal esperando que dos de ellas siguieran exactamente el mismo camino. La teoría del caos jugaba en su contra. La lógica humana también. “¿Puedo decirte que te quiero?”. “Nunca”. Saboreó el segundo de ternura que justificaba los meses de dolor que habían precedido a aquel instante preciso. La lógica humana. “Odio el mundo”. Miró por la ventana, más allá de su propio reflejo. Más allá de los edificios. Más allá del horizonte, esperando ver la primera explosión que anunciara la llegada de un universo en llamas. La teoría del caos. No la conocía. Más bien la había inventado. Al menos había inventado su propia teoría del caos. La que pudieran tener los demás no le importaba una mierda. Una nueva gota, un nuevo camino. “¿Qué puedo hacer?”. “¿Para qué?”. “Para que todo esté mejor”. “¿Nosotros o el mundo?”. “…”. Un intensa mirada. “¿Es que no es lo mismo?”. Le gustaban las canciones de esos cantautores que se deslizaban sobre el día a día con suavidad. Más allá del horizonte no había ninguna explosión, todavía. El interior de su casa parecía tan frío y la lluvia tan calida que se preguntó si acaso no estaría en el lado equivocado del espejo. “Por las mañanas, cuando me despierto, tengo la sensación de que debería estar en cualquier otra parte”. “A todos nos cansa la rutina”. “No es eso. A veces me escondo bajo la manta y me pongo a imaginar que estoy en cualquier otra parte”. “¿En dónde?”. “En cualquier otra parte, ese es el mejor lugar del mundo. ¿Nunca has estado allí?” Abajo, en el mundo real, un transeúnte corría con las manos sobre la cabeza. Imaginó el fuego arrasándolo todo, secando el agua, evaporándola. El horizonte estaba tan vacío, tan en el medio de todo, que daba miedo. “Imagino que me escurro por las sábanas, que me arrastro por la cama y descubro que no tiene fin”. “…”. “No me mires así. Ya sé que es una estupidez, ¿y si pudiera perderme bajo mis sábanas, en mi cama, y llegar hasta tus sábanas, en tu cama”. “¿Cómo atravesando un agujero negro?”. “Como deseándolo tanto que pudiera hacerse realidad”. No había nada en la calle, sólo lluvia desbordándose del cielo. Era una tarde gris. Pronto comenzaría a ser oscura. La lluvia no es bonita de noche. La lluvia es bonita cuando hace justicia y expulsa a los indeseables seres humanos de las calles. “Eso es una estupidez”. “Supongo que ese es el problema, que a la gente le parece una estupidez todo lo que tiene que ver con el deseo. Es tan… inapropiado”. La teoría del caos se reafirmaba a sí misma con una rigurosa inflexibilidad. Nunca dos gotas de agua seguían el mismo camino. Nunca dos gotas de agua caían exactamente en el mismo lugar. Todo era caos. Un montón de pensamiento sin ningún aparente nexo de unión que cohabitaban juntos. Pensamientos que esperaban ser purificados por el fuego. O simplemente destruidos por las llamas. “¿Es que no es lo mismo?”. “En cualquier otra parte, ese es el mejor lugar del mundo”. “A todos nos cansa la rutina”. “¿Y si pudiera perderme bajo mis sábanas, en mi cama, y llegar hasta tus sábanas, en tu cama?”. “Ese es el problema, que a la gente le parece una estupidez todo lo que tiene que ver con el deseo”. Acarició el cristal con la yema de los dedos. Deseaba sentir las gotas de lluvia que se deslizaban al otro lado. Era como si la vida estuviese allí fuera y él sólo pudiera mirar desde dentro, mientras esperaba la llegada del fuego. Caos. Llegó la noche. Acarició su cuerpo. Lo desvistió lentamente y empezó a besarlo. Se juntó con unos amigos para conversar y reír, para beberse la vida. Encendió la televisión para que el ruido de cualquier programa intrascendente le ayudase a sentirse menos solo. Fuera empezó a nevar. Aquello si que era hermoso. “¿Te has dado cuenta de que las cosas más bonitas y mágicas pasan durante la noche? Los Reyes Magos, el Ratoncito Pérez, Papa Noel, la nieve”. “¿Seguro?”. “Sí, cuando los humanos dormimos no podemos evitar que pasen las cosas bonitas, que simplemente sucedan”. “A lo mejor ocurren porque es el único momento en el que todos estamos soñando a la vez”. Un alma que espera el fuego purificador que no llega. Agujeros de gusano bajo las sábanas que conectan tu cama con la mía. Noches para soñar y dejar que las cosas simplemente sucedan. Un mundo repleto de personas que ya no creen en el deseo. Dos gotas de lluvia que no siguen el mismo camino.

5 comentarios to “Como dos gotas de agua”

  1. soñador Says:

    Y qué hacemos con los soñadores que sueñan despiertos, sin necesidad de la noche?
    Y qué hacemos con los días?
    Quizá un eclipse permanente fuera la solución.

    • silvio11 Says:

      “Y qué hacemos con los soñadores que sueñan despiertos, sin necesidad de la noche?”
      Cuidarlos, que hay muy poquitos y deberían ser muchos más. A lo mejor si reunimos a los suficientes conseguimos que también empiecen a pasar cosas buenas durante el día.
      “Y qué hacemos con los días?”
      Aprovecharlos para vivir y vivirlos, a veces como si fueran días, y otras veces como si fueran noches.
      “Quizá un eclipse permanente fuera la solución”
      La solución no sé, pero bonito seguro… aunque al final terminaría perdiendo el encanto, no?

  2. Destino Says:

    Levántate cansino. Deja de hacer el capullo en la cama, mirando lo que pasa fuera y plántale cara. No dejes ni un puto “¿Y si…?” sin intentar. Simplemente… inténtalo. Y cambia el puto punto de vista.

    La nieve mola.
    El agua moja.
    El cielo es azul
    y las mujeres tienen secretos.

    Y no obstante. Lo más importante es, sin lugar a dudas, que el “no” ya lo tienes. De modo, que solo puedes salir ganando. De modo, que bien visto, han puesto el mundo para ti.

    Lo malo es que el cabrón que lo haya puesto, lo ha puesto sin instrucciones. Pero al fin y al cabo, ¿qué más da?; probablemente de haberlas, tu compañero de piso las escondería y se inventaría sus propias reglas. Y seguramente (que es lo peor). Molarían.

    Hoy puede ser un gran día,
    plantéatelo así,
    aprovecharlo o que pase de largo,
    depende en parte de ti.

    Dale el día libre a la experiencia
    para comenzar,
    y recíbelo como si fuera
    fiesta de guardar.

    No consientas que se esfume,
    asómate y consume
    la vida a granel.
    Hoy puede ser un gran día,
    duro con él.

    Hoy puede ser un gran día
    donde todo está por descubrir,
    si lo empleas como el último
    que te toca vivir.

    Saca de paseo a tus instintos
    y ventílalos al sol
    y no dosifiques los placeres;
    si puedes, derróchalos.

    Si la rutina te aplasta,
    dile que ya basta
    de mediocridad.
    Hoy puede ser un gran día
    date una oportunidad.

    Hoy puede ser un gran día
    imposible de recuperar,
    un ejemplar único,
    no lo dejes escapar.

    Que todo cuanto te rodea
    lo han puesto para ti.
    No lo mires desde la ventana
    y siéntate al festín.

    Pelea por lo que quieres
    y no desesperes
    si algo no anda bien.
    Hoy puede ser un gran día
    y mañana también.

    Hoy puede ser un gran día
    duro, duro,
    duro con él.

    • silvio11 Says:

      Tú lo que necesitas es tu propio blog, lo que no te quita razón. Sin embargo, creo que aprovechar la vida a tope no se trata sólo de dejar ningún “Y si” vivo. Supongo que la idea es echarle un par de huevos al asunto tanto para liarte con una tía como para dejarlo de una puta vez por todas con ella cuando la cosa hace tiempo, mucho tiempo, que no a bien. No sé si me entiendes. “¿Y si me lío con esta tía?”. “¿Y si dejo a esta otra y pruebo la experiencia de estar solo en vez de estar sólo por estar?”.

      Hoy puede ser un gran día, plantéatelo así… NAnaniero, riero, riero, riero, riero, rieroriiiiiii

  3. soñador Says:

    Te doy toda la razón: hay que cuidar a esos soñadores, hay que vivir de día y un eclipse permanente perdería su encanto, y las centrales eléctricas encima se forrarían.
    Sigamos, pues, soñando.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: