3.421

Ojos perdidos, mano tendida que sólo sostiene el viento y una ruta de escape desesperada. Sueños que acuchillan. Esperanza sin fe. ¿En qué momento decides que la nada es la única forma de evitar el dolor?

Miedo al mañana que espolea la angustia del segundo presente. Segundo sin voz de tanto aullar desagarrado, cansado de vida, de muertos futuros que lloran sin hacer ruido. Niños adultos que acallan sus llantos en el dulce dormir de unos ojos cerrados. ¿Por qué tomar el desvío hacia el olvido en vez de recorrer una vez más el camino de regreso a casa?

Ahora el grito ya no puede ser silenciado. El seco golpe de un cuerpo contra el suelo, el agua desbordando la bañera o un silencioso rostro plácidamente dormido son los únicos profetas de un mundo enfermo. Intentar amordazar la realidad es inútil. Algunos fantasmas terminan escapando de sus tumbas. Mensajeros de una fría pesadilla que hiela el corazón, de sueños repletos de nostalgia, de mañanas que sólo saben vomitar pasado.

Faltó el calor, no de un un cuerpo, sino de un alma a la que pedir un abrazo. Llegó la soledad en medio de un universo repleto de cuerpos celestes, de meteoritos que amenazan con chocar y seguir su camino. Llegó la duda en medio de un universo lleno de certezas, todas opuestas e igualmente válidas. Soledad en medio de un universo de voces, de manos, de ojos, de oídos. Dudas en medio de un universo habitado por salvadores de la humanidad, capaces de caminar sobre las aguas, incapaces de llegar a sumergirse en ellas.

Infierno gélido.

Latir pausado.

Mirada vacía.

Triste final del macabro cuento.

Un último lamento

y soledad, siempre soledad,

antes de huir del infierno.

PD: En 2008, los suicidios se convirtieron en la primera causa externa  de muerte en España, por delante de los accidentes de tráfico, donde descendieron un 20,7 por ciento. 3.421 personas murieron por su propia mano, una cifra similar a la registrada en 2007. Hace años, el Estado decidió imposibilitar hasta límites insospechados el acceso a las estadísticas de suicidios. Política, economía, trabajo, amor… Puede que haya algo gravemente dañado en nuestro interior, como sociedad, y que ni siquiera nos hayamos dado cuenta. O lo que es peor, puede que nos hayamos dado cuenta,  y que estemos empeñados en hacer oídos sordos a nuestra enfermedad hablando de cosas que no llegan a tocarnos el corazón, no sea que se nos rompa. Miedo al espejo.

Pido disculpas por mi osadía, pero consideré que, aunque fuera desde la ignorancia, este tema se merecía un post. La canción no tiene nada ver con el tema tratado, aparentemente. Cada vez que la escucho pienso que hay gente que nunca llega a sentirse acompañada. Me da miedo su soledad.

11 comentarios to “3.421”

  1. Mantenido Says:

    Un poco de miedo si que da, si. Mejor no pensar en ello.

    • silvio11 Says:

      Sí bro, tú mejor no lo pienses. Si hay algo que me consta es que tienes alma y sensibilidad, demasiadas probablemente.

  2. infinito Says:

    Después de todo, la vida es de cada uno, y cada uno puede hacer con ella lo que le dé la gana. A veces ni hacen falta motivos para acabar con ella.
    Al final, todo cabe en una puñetera estadística.

    PD. Estuve atenta a los aullidos con la pasada luna llena, y nada.

    • silvio11 Says:

      Cada uno decide qué hacer con su vida, pero eso no quiere decir que sea solo suya. Hay gente que es feliz sólo con saber que estás por ahí, dando saltitos por la calle. Así que imaginate cómo de importante serás para quien esté cerca de tí. A esas personas también les pertence tu existencia porque les toca, y eso no tiene porque gustarle nadie, pero es así.

      Todo cabe en una estadística, pero eso no quiere decir que seas una estadística, ni un número, ni siquiera un nombre o un nick. Eres mucho más que eso, ya te lo digo yo.

      PD. Los hubo. A lo mejor les falto fuerza o estabas demasiado lejos de ellos como para escucharlos, pero los hubo.

  3. atenea Says:

    “¿En qué momento decides que la nada es la única forma de evitar el dolor?” Puede que sea lo fácil, pero la nada es la única forma de evitar el dolor. Si puedes superar el miedo a la muerte o, el peor de todos, el miedo a dañar a las personas a las que quieres, resulta un paso rápido que acaba con esa sensación de falta de oxígeno. A mí también me dan miedo esas noticias… y lo peor de todo es que ellos sólo son la punta del iceberg… Hay demasiada gente sufriendo.

    • silvio11 Says:

      Atenea, ¿no crees que hay temas de los que la gente no debería saber nada? Me gusta la empatía, pero resulta incomodo ser capaz de ver el dolor de los demás (y no digo que yo pueda hacerlo, cuidado). Conozco demasiada gente de buen corazón que se quemó intentando salvar a todo el mundo. De todas formas, sigo pensando que el enemigo no es tanto el sufrimiento como la soledad. Si te sientes querido o quieres de verdad a alguien, no deberías poder hacerle eso a nadie. Y no estoy diciendo que no haya nadie que ame a quien escoge quitarse la vida, sólo que en muchos casos ese amor no llega a tocarles, no se lo creen ni lo sienten. Luego está el exceso de sufrimiento, pero estamos hablando de mucho, muchísimo sufrimiento.

      Y habrá otras razones, pero yo sólo conozco aquellas que mi experiencia me ha permitido conocer o intuir.

      Siempre he tenido la sensación de que los seres humanos vivimos cada vez más por inercia, que nos falta educación emocional y sentimental, que no somos capaces de entender, afrontar y manejar los extremos que habitan en nuestro interior. Por eso solemos negarlos.

      Ya está, se me ha vuelto a ir la pelota del todo.

      • atenea Says:

        Es cierto, a veces tener demasiada información es contraproducente… pero yo creo que tener la capacidad de ver el sufrimiento de los demás es un don, no algo que resulte incómodo… ¿No te parece que es un regalo saber cuándo alguien necesita ayuda sin que te lo pida? Porque normalmente el que lo necesita de verdad no lo pide… o por desencanto, o porque cree que no debe salpicar a nadie con sus problemas… por mil motivos. Y tú sin embargo le has visto algo en la mirada, incluso en la manera de andar o en la voz, que lo dice todo…
        Vivimos sin pensar, sin sentir, como si estuviésemos instalados en el rail de un tren sin paradas y sin más paisaje que nuestro propio yo, vacío… upsss, paro ya mismo…

  4. PatriDubre Says:

    Osea que la vida no le pertenece a uno mismo, sino que es también de los demás? Y hay gente que es feliz sólo con saber que existimos?
    Permíteme que lo dude.

    Si tu no sabes que le importas a alguien, si nunca has sentido querido, si no han calmado nunca tus miedos ni tus llantos, no crees que estás en pleno derecho de hacer lo que te dé la gana con tu vida?
    Me sorprendes…

    Me parece más valiente afrontar la muerte que vivir siempre subyugado a algo que no te pertenece.

    • silvio11 Says:

      Si nunca te has sentido querido, si no tu no sabes que le importas a alguien, si nunca han calmado tus miedos y tus llantos, entonces te sientes terriblemente solo. Como le decía antes a Atenea, el enemigo más peligroso es la soledad. No es tanto tener derecho a terminar con tu vida, es que a veces, cuando te sientes abandonado por todo un planeta, por un montón de gente que camina a tu alrededor sin verte, puede llegar a convertirse en la única salida (unido a buen montón más de problemas). La soledad no legitima, empuja.

      Vivir subyugado? Nunca. Pelear, morder, recluirte en el último rincón de tu mente si te roban el espacio físico, pero siempre resistir. Ese es mi punto de vista, pero tú decides qué hacer con tu vida. Eso sí, asumir que también pertenece a otros es comprender que no puedes maltratarte como te dé la gana sin hacer daño a quien te quiere (otra idea que también nos ha recordado Atenea).

      Y todo esto se reduce a que sí, hay gente que es feliz sólo con saber que alguien a quien quiere es feliz. No trato de parecer un santurrón, pero algunas veces se puede saborear el amor de una pareja que habla en un banco, igual que puede angustiarte ver a un niño en medio de un parque, perdido y desconfiado, porque no sabe cómo acercarse a otros niños o a qué jugar.

      Tu vida no te pertenece sólo a tí. Ahora también es un poco mía (poquito… casi nada) porque me importa lo que hagas con ella, aunque sólo sea porque no quiero perder a mi ilustradora, so egoista.

      Esta bien abogar por la libertad, pero ser libre no debería implicar cortar los lazos que nos unen al resto del mundo… Y eso lo digo yo, que ando siempre solo de bar en bar completamente borracho.

  5. “…pienso que hay gente que nunca llega a sentirse acompañada.” Supongo que ahí está gran parte del quid.
    ¿ Cómo cambiar ese sentimiento de falsa soledad?. ¿Cómo explicar que es “su vida” pero complementa la de otros?. ¿Cómo hacer ver que la vida no son sólo el paso de los días?

    Me gustaría tener las respuestas.

    • silvio11 Says:

      Y a mí.

      Supongo que lo importante es ser capaz de sentirte parte de un todo y empatizar con la gente que te rodea, aunque no la conozcas. Descubrir lo maravillosa que puede ser la vida es descubrir lo maravillosas que pueden ser las personas… aunque por desgracia hay mucho hijo puta suelto (es que me estaba poniéndo de un hippie que ya me caía mal a mí mismo y todo).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: