Olor a mierda (Nina II de III)

Nota: Me recuerda HeraclitO que está abierto el plazo para participar en la IIª edición del concurso Relatos Para Parar el Mundo. Éstas son las bases: http://relatosparapararelmundo.blogspot.com/2010/02/bases-del-concurso.html . Aquí os dejo el relato que he mandado. He pensado que a lo mejor alguno de vosotros se animaba a participar. Gracias.

Ladra. El perro ladra. En este mundo los perros siempre ladran. Los niños lloran y los perros ladran. No sé cómo explicarlo. Los niños lloran y los perros ladran. De algún lugar que no consigo identificar sale un insoportable olor a mierda. El tipo del acordeón saluda todas las mañanas, como si eso fuese a salvarle la vida. Saluda. Sonríe. Toca el acordeón. Espera que almas caritativas se apiaden de él y le dejen unos céntimos de propina. Unos pocos céntimos con los que comprarse algo de comida. Quizás alcohol. El dichoso perro ladra. Nadie consigue que el niño deje de llorar. A lo mejor ni siquiera les importa que el niño esté llorando.

Miro por la ventana, como en aquella película, La ventana indiscreta. Miro por la ventana, pero sin prismáticos. No necesito ver nada de cerca. Ya lo conozco de pasear por las calles. El olor a mierda sube hasta mi casa. A lo mejor sale de ella. A lo mejor soy yo el que apesta a mierda. Allí, metido en casa, escuchando al perro ladrar, al niño llorar y al tipo del acordeón tocar canciones irreconocibles. A lo mejor estoy sentado sobre mi propia mierda. Allí, en casa, mirando por la ventana, cagando sin moverme del sitio. Sentado sobre mi propia mierda. Creo que la mierda es mi conciencia… Soy guay. Me lamento por la situación del mundo mientras sigo sentado sobre mi propia mierda.

El olor a mierda es cada vez más intenso.

Busco al perro, pero no doy con él. Sólo escucho sus ladridos. Yo, indiscreto, observo desde mi ventana. Escondido. Escondido. Escondido. Inmóvil. Inmóvil. Inmóvil. Soy un sexteto divido en dos trilogías de partes similares. Me siento como si fuera la puta Guerra de las Galaxias. El niño llora en la calle. Mi pierna se mueve nerviosa. El acordeonista se fuma un pitillo. Una pareja le deja cincuenta céntimos sobre la funda del acordeón. Van de la mano. Parecen felices. Son dos tíos, a cada cual más amanerado. Un señor les mira con asco. Él no le deja nada al acordeonista. De hecho, también le mira con asco.

Casi no puedo respirar. El olor a mierda me produce nauseas.

La televisión enseña muerte. Y eso en el mejor de los casos. Cuando no hay muerte, hay gente rara diciendo estupideces. ¿Debería ser optimista? ¿Por qué? Busco una sola razón para ser optimista, pero me distrae el olor de mi propia mierda. Y el perro. El maldito perro. El implacable perro ladrador. ¿También es mi conciencia? ¿Y el niño llorando? ¿La mierda, el perro y el niño son mi conciencia?

El tipo del acordeón vuelve a tocar. Los dos hombres se besan en un semáforo. El repelente señor escrutador mira algo más como si le diera asco. Mi pierna sigue moviéndose nerviosa. Me pide que me mueva, que deje de oler mi propia mierda.

Me pregunto si no hay nadie que pueda arreglar el mundo. Miro a mi alrededor, buscando alguien que solucione los problemas. Pienso que hoy en día no puedes fiarte de ningún político. Mi conciencia suelta un tordo todavía mayor. ¿A quién votas para que lo arregle? Su olor es profundo, casi dulzón, penetrante. La textura es blanda, pero no es diarrea. Todavía no. Mi conciencia todavía no tiene una diarrea. El perro ha dejado de ladrar y quiere morderme.

¿Quién va a venir a solucionar todo esto?

Mi pierna explota. Quiere moverse, pero yo no se lo permito. Quiere salir a la calle, pero tengo miedo. Quiere darle una patada al señor que mira todo con cara de asco, pero me da pereza. Sé cuáles son sus deseos, pero soy demasiado mezquino como para satisfacerlos. Yo no puedo arreglar el mundo. Soy demasiado pequeño. Demasiado débil. Quiero que alguien venga y lo arregle por mí. Cierro la ventana.

Un terrible retortijón me anuncia que mi conciencia al fin tiene diarrea.

5 comentarios to “Olor a mierda (Nina II de III)”

  1. Mantenido Says:

    Cómo eres!! Aqui también huele algo mal pero yo tengo claro lo que es y no es tan profundo. ¿Cómo es posible que alguien tan pequeño pueda producir este olor?.

  2. Destino Says:

    Este sí que es bueno.

    ¿El perro es ese que no molesta del nuevo vecino que sí molesta?. Hoy he mirado los buzones y los felpudos (en el sentido literal). No hay nada nuevo. Es el novio de la vecina que folla escandalosamente (el nuevo vecino molesto, el perro no).

    Creo que el resto no quiero preguntarlo ni entenderlo. Simplemente me ha gustado.

    ¿El niño eres tú?.

  3. patri Says:

    “Los relatos que vayan llegando se irán leyendo en el programa (107.4 de FM”

    por favor, que alguien me avise el día que lo lean
    JAAAAAAAAAAAAAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAAJAJAJJAJAJAJAJAAJAJ

    ahí va, perdona…

    • Destino Says:

      Ostras, estaría guay. ¿Es coña o es verdad?. Los relatos de Silvio narrados en la radio… ¡mola!

      • Patri Says:

        Sí, es verdad, lo pone en la página del concurso…
        a mi lo que me hace gracia es plantearme al narrador todo serio…: “Un terrible retortijón me anuncia que mi conciencia al fin tiene diarrea.”
        buenísimo jajaja

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: