Ilógica paradoja

Brilla. Siempre brilla. Esta ahí, a su puta bola, brillando, mientras los demás caminamos por aquí abajo preocupados por nuestros problemas, insignificantes comparados con él. Nos observa, quizás sin tener conciencia de su propia grandeza, o quizás teniéndola a un nivel que no podemos entender.

Nos regala luz, como un Dios que aporta esperanza.

Y durante un segundo creemos que todo acabará bien.

¿Es mentira? Puede, pero también cabe la posibilidad de que sea verdad.

“Siento ganas de llorar todos los días”. Alguien se ríe, incapaz de comprender que la frase es más visceral que un puñetazo en la boca del estómago o un beso con lengua.

El sol ciega con su verdad, con su única verdad, la luz.

Se queda sentado en un escalón en medio de la calle y la oscuridad de la noche, confesando como sólo se confiesa ante la luna, con el pensamiento, lleno de dudas y temores.

El sol brilla en cualquier otro lugar.

Hace tanto calor… Una gota de sudor resbala por el brazo.

“¿Y ahora qué?”

¿Por qué siempre tiene que haber un ahora o un mañana?

Sigue sentado en su escalón, en medio de la calle. Si fuera una mala película, cualquier viandante se sentiría fascinado por su soledad y se acercaría para conversar. Por desgracia es una mala vida, no una mala película. Simplemente se aburre de estar inmóvil y vuelve a casa, sin cruzar una palabra con nadie.

Durante el camino, sonríe pensando en el sol que abrasará mañana las calles.

Las dudas y el miedo siguen ahí, pero el sol brilla, a su puta bola.

No tiene sentido, pero sonríe. Nada tiene que le importe, así que no nada hay que tenga miedo de perder.

“Me gusta tu pasión autodestructiva”.

No es autodestrucción, es libertad. Ya no perderá nada, aunque algunas cosas se vayan.

Sonríe y el sol brilla, a su puta bola.

“No nos cogerán vivos”.

Es un deseo que sólo algunos seres humanos se atreven a cumplir. Todo está demasiado etiquetado. Siente miedo de ser una etiqueta más.

Mira hacia arriba, sólo para que le ciegue con su luz, para que le obligue a cerrar los ojos y no ver nada. Le reconforta, por extraño que parezca.

“Mi propia tristeza me hace sonreír”.

¿Acaso es esto todo lo que somos?

“Acaso”.

¿Ya no somos lo que hacemos ni hacemos lo que somos?

“No hay peor superficialidad que la profundidad fingida”.

Mi propia tristeza me hace sonreír mientras el sol brilla, a su puta bola.

Las calles, de noche, parecen vacías. Es el escenario ideal para deprimirse. El verano tiene un olor que pide a gritos ser respirado en compañía. Cada bocanada de aire solitaria huele a fracaso.

Sube el volumen de la radio y comienza a cantar en un idioma que no es el suyo, bajo la luz de la luna, deseando ponerse a bailar, pensando en el sol que volverá a brillar mañana.

Los rayos de luz calientan su piel. Casi nadie comprende la belleza y el optimismo que  puede haber en un cuerpo que se aleja.  

Su silueta se pierde en la oscuridad, sin nada en las manos, sin nada que perder.

Le ve alejarse, soñando sus sueños, sabiendo que no hay sueños que soñar. El único plan es que no hay plan.

Mientras su esencia se pierde en la nada, mientras sus ambiciones saltan desde el balcón y los sueños se descerrajan un disparo en plena sien, el cuerpo sigue sentado en el escalón, bailando bajo la luz de la luna, gritando la canción, sonriendo, vacío de dudas y temores. Solo y con la mirada perdida en ningún lugar.

Abre y cierra las manos, ensayando. No espera nada, pero tampoco lo dejará escapar cuando cruce frente a él. Lo agarrará con todas sus fuerzas.

La sonrisa se ensancha. Durante cinco segundos no envidia la estúpida felicidad del resto del mundo, la esclava felicidad, la felicidad programada, la felicidad previsible e inalcanzable.

Al sol tampoco le sirve la felicidad del resto del mundo.

Brilla a su puta bola, y hasta el sol se acerca para estudiar su brillo de cerca.  

Nada tiene sentido. Sonríe.

8 comentarios to “Ilógica paradoja”

  1. Eiruceiram Says:

    Me encantaría saber cual es tu fuente de inspiración…, si es un sitio poco poético mejor, no me lo cuentes… jejeje

    PD: QUE BIEN LO HACES!!!!

  2. silvio11 Says:

    Los mejores entrecomillados del texto son plagios del gran Rafa, que se me ha olvidado ponerlo.

    Por lo demás, en tres semanas sólo me he metido tres pelotazos y dos cerves (¿cómo de triste es que lleve la cuenta?)

  3. PatriDubre Says:

    ‘sabiendo que no hay sueños que soñar.’
    ni sonrisas que sonreir, ni abrazos que abrazar…

    Cambia muchísimo el post al leerlo con o sin música…a pesar de lo triste que es, con música evoca un mínimo de optimismo…aunque ‘El único plan es que no hay plan.’

    • silvio11 Says:

      A mí no me parece triste para nada… Creo que nunca me he sentido más libre que cuando no tenía ningún objetivo que alcanzar o nada que temiera perder. A lo mejor estás triste cuando pierdes algo, pero una vez superas la tristeza, sólo te queda el optimismo del perdedor: si no tienes nada, la única posibilidad es sumar… Bueno, eso o que te des una ostia con el coche y te quedes tetrapléjico, que se te muera un ser querido o cualquier burrada de esas, pero tampoco vamos a ser drásticos, no?

      Vamos, que ante la derrota, buena cara y mala ostia.

      Si estás perdido, vitalmente hablando, tira el mapa. El mundo es una mierda, así que, que más da que quienes viven en él te tachen de perdedor. Lo único que quiere decir eso es que no eres la misma mierda que el mundo, si no que… eres una mierda diferente, que ya es algo y motivo de orgullo, por cierto.

      Y bailar y cantar bajo la luna cuando todo se va al carajo también ayuda mucho. Mientras haya una buena canción que cantar, hay esperanza.

      Tri Martolod yohoooooooooooo, falalala, lalalaaaaaaaaaaaaaaa (aunque no me veas, estoy bailando en pelotas en medio de la calle, te lo juro).

      • Destino Says:

        ¿Y tienes internet en medio de la calle?.

      • silvio11 Says:

        Lo que está claro es que en casa no lo tengo porque algún calzonazos se ha llevado el pincho a casa de su novia.

        Cojones, que parezco el Holandes Herrante armado con un USB en busca de una casa con internet.

        SOY UN ARTISTA Y TU MI MECENAS, empieza a comportarte como tal.

        Esto último quería decir realmente: ¿Me invitas hoy a un cubata?

        Lo siento Marie, se acabo el Javi abstemio. La puta selección me obligó a encogorzarme ayer (ya sabes, si no puedes con ellos…)

      • Eiruceiram Says:

        Javi eres así y no tienes porque cambiar, no hace falta que me pidas disculpas, eres libre de beber y hacer lo que quieras, y si te hace feliz, pues adelante. Tampoco te voy a soltar el discursito. España merece un brindis!!!

      • patri Says:

        pero también se puede estar triste cuando no tienes ningún objetivo ni nada que perder, vamos, cuando no tienes una puta motivación,no?

        me mola la idea de bailar y cantar bajo la luna, y más si llueve…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: