Sin nombre

Sólo siento sus latidos en lo más profundo. En el fondo. Uuuuuuuuuuuuuuuno. Dooooooooooooooooooooos. Uuuuuuuuuuuuuuuuuuuno. Dooooooooooooooooos. Cada inspiración tiene su propio tempo y en la oscuridad de la vida, pierde las referencias. Uuuuuuuuuuuuno. Dooooooooooooooos, Uuuuuuuuuuuuuuuuuno. Doooooooooooooooooooos. Las inspiraciones mueren en el vacío. Sólo queda la nada. Mi nada. Esa nada que aterra, convertida en pulpa de sueños. La nada que roba aire al viento. La nada. La oscuridad. El último agente vivo del planeta vacío. El último deseo rebelde de la cotidianeidad perdida.

Mi nada.

Y te deseo, porque quizás puedas salvarme del desierto. Y de la nada. Y del oscuro camino que recorro con paso inseguro. El camino hacia todo.

Respira más allá de la propia luz, en la profundidad de todo. Retorciéndose. Gritando. Gimiendo. Tan oscuro como la propia oscuridad. Tan denso como la bilis. Viscoso. Cobarde y rastrero. Con unos ojos rojizos que brillan en medio de la noche y la respiración trabada, casi jadeante.

Y me da miedo.

Quiero ser normal, pero está ahí, en lo profundo. Acechando, esperando salir y llegar hasta la superficie. Arañando el cristal que cierra su celda de oro. Me mira desde la distancia, estudiando mi propia debilidad, buscando el rincón de la noche en el que más seguro se siente, repleto de cinismo y odio.

Tanto odio.

Soy odio disfrazado de conciencia viva. Soy el odio que teme mirarse al espejo. Mi incapacidad para amar deja un reflejo distorsionado de la belleza allí donde mis ojos se posan para ver la propia esencia de la locura, mi locura. Soy deseo, odio y locura, Condenado a vivir en una jaula, a la represión constante, a mi propia represión. Soy un odio que se odia a sí mismo, consciente de la aberración en que se ha convertido.

Soy una mentira en un mar de obviedades.

Toco la carne de mi odio, la esencia de mi nada, la oscuridad escondida bajo la cama, como un monstruo que esquiva los rayos de luz. La toco, sabiendo que por fin me he convertido en el final de todo, en el final de mi propio camino. Sabiendo que he llegado a mi destino, a esa pequeña habitación en la que llevo toda la vida esperándome, con la sangre coloreando mi cuerpo y una sonrisa demente al final de mi mirada.

Me intuyes, por fin.

Los gritos se pierden en el vacío y no puedes imaginar el odio, la locura y la rabia que se desatan en el interior, a miles de kilómetros de tu sonrisa, en el polo opuesto de la felicidad. Me envuelvo en la noche con la que fantaseas, temiendo que descubras la verdad de mi alma asesina.

Tiemblas.

El eco de los pasos retumba en mis oídos, como las inspiraciones del verdugo que preceden a un disparo en la nuca.

19 comentarios to “Sin nombre”

  1. Eiruceiram Says:

    Sencillamente genial.

  2. Destino Says:

    Flojuno de cojones.

    Un 3 sobre 10 colega.

    Pd: Déjate de post tontos y escribe sobre este fin de semana.

  3. Atenea Says:

    Uy, yu, yu, yuy! Leñe, tú no habías encontrado la paz interior?? Pues quién lo diría??…

  4. silvio11 Says:

    Eiru, defiéndeme más, coña, que Destino se está pasando mogollón.

    Atenea, ser un caos no implica sentirse caos. Lo más triste es que puedes seguir teniendo la dichosa paz interna. Lo único necesario es que todo te importe una mierda. Entonces estás preparado para cometer cualquier tipo de estupidez, hagas daño a quien hagas daño, simple y llanamente porque no te importa ni te vas a sentir culpable.

    Pues eso, que hay muchos tipos de paz interior y no siempre hay que pensar en la idílica.

  5. Atenea Says:

    Pues esa ‘paz interior’ de la que hablas es una mierda. Si no te importa cometer estupideces ni hacer daño a quien sea y, para colmo, no te vas a sentir culpable, tienes el perfil ideal de un delincuente. Yo normalmente te diría: “qué va, tú no eres así…”, pero…

    • silvio11 Says:

      Hay que joderse, que manía de identificarme plenamente con lo que escribo. Si redacto en primera persona es porque me parece que algunos textos son más intensos así. Pero vamos, que a lo que iba. Estoy de acuerdo en todo lo que has dicho Atenea. Ahora bien, no me siento así durante las 24 horas del día, ni de guasa. Podéis descansar tranquilos. Estos textos son, habitualmente, reflejos de emociones puntales y extremas cuando no una absoluta fantasía. Estate relajada que no voy a matar a tu novio mientras duerme. Aunque sea un pesado, le quiero y después me sentiría culpable.

      …Si es que me tienes demonizado.

      • Atenea Says:

        Yo qué te voy a tener demonizado!! pero si me recuerdas a un bicho, o sea, un animal -uy, lo estoy arreglando o igual no?-. En fin, me alegra saber que no vas a matar a Des en un arrebato de esos de “emociones puntuales y extremas”. Además, le tienes que animar a hacer deporte…

    • Totalmente de acuerdo con Atenea.

      • silvio11 Says:

        Y yo, insisto. De hecho, creo que es más aterrador el criminal que no siente nada que el que se siente inclinado a hacer el mal. En el cine, por ejemplo, hay dos iconos que representan a las mil maravillas esos dos caracteres: Freddy y Jason. A qué no os lo esperabais? Freddy disfruta de lo que hace y por eso puede resultar hasta simpático. Es un mal que parece mucho más improbable, porque dudo que haya mucha gente que pueda disfrutar haciendo daño. Sin embargo, JAson es pura frialdad y, quizás por eso mismo, es el mal en estado puro, porque ante la nada elige la oscuridad. Y es más, el ciudadano medio está más cerca de Jason. Cada vez son más las personas que ven a todos sus congéneres como cosas. El mismo mundo que habitamos tiende a la cosificación de las personas. Nos enseña a vernos los unos a los otros como objetos sin sentimientos que van perdiendo sus rasgos humanos. Es más fácil hacer daño a la gente cuando no son personas, cuando nosotros tampoco lo somos.

        Puffff, como se nota que estoy librando.

      • Eiruceiram Says:

        Bea ni te metas en mi blog, las últimas cosa que he ido escribiendo en el, son un poco color negro y tristes.

  6. Opino como Destino…
    Flojo…igual es porque no tiene música…tsé…

    • silvio11 Says:

      Y a tí por qué no te censura esto?

      Destino, dónde estaba el botón de censurar.

      ñiñiñiñiñi.

      Maldita libertad de expresión..

  7. JAJJJAJJJAJAJAJJJJA
    Buenos días, hombre lobo! Me acabo de levantar … sabes de lo que hablo, no? A esto te referías con toda la parafernalia esa de la transformación… me he reído muchísimo! Y ayer también, claro!
    Y además estoy deseando iniciar ese ciclo revisando a Carpenter.
    Te das cuenta que podemos hacer grandes cosas juntos, recuerda que me pueden salir alas en cualquier momento…
    Te debo un regalo que he estado escuchando y que se te va a encantar, pero no he podido adjuntarlo…
    Nos vemos cuando quieras, sabes donde encontrarme

    • Destino Says:

      ¿Quien eres?.

      Ah, espera. Ya sé quien eres.

      • silvio11 Says:

        ¿Dren? Si me atengo a la “realidad”, lo que menos me preocupa es que te crezcan alas.

        Gracias por pasarte por aquí.

        Que sepas que me he tomado muy en serio lo del ciclo. Ahora no vale echarse atrás.

  8. Eiruceiram Says:

    Al final va a ser el pots más comentado, sin música, sin dibujo jejeej y con un estilo que hoy me apetece leer.

  9. G. Laszlo Says:

    ¿Pero qué cojones es este post? Destino, llama a un exorcista!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: