Arritmia onírica

Tumbado en el sofá.

Con la cabeza apoyada en el regazo de ella.

Sus manos se funden con mi pelo.

Durante un segundo parece que sus dedos y los mechones que sujetan son uno solo,

y después se rompe la simbiosis.

La suave fricción que siento en lo más íntimo del cuero cabelludo produce una descarga eléctrica que me recorre la columna vertebral

y mis ojos se cierran con fuerza, adentrándome en la nada onírica de los sueños.

Tengo miedo de tocarla

y olvidar los límites que separan mi cuerpo del suyo.

Sus ojos me golpean desde el silencio

y vuelvo a creer en la inocencia,

en las ilusiones de los cuentos abandonados junto a la cama.

Y en medio de la noche, sobre un cielo estrellado,

sus ojos me golpean desde el silencio,

haciendo que vuelva a tener ganas de sonreír.

Y me asusta tocarla,

porque no sé si podré volver a separarme de ella.

El beso es una leve caricia, húmeda y carnosa,

depositada junto a la comisura de mis labios,

un dulce hasta mañana lleno de esperanzas

para cerrar otra noche de naufragios espirituales.

Y todo lo que podía salir mal, es una sonrisa rota en los límites de la realidad

por una única, húmeda y carnosa caricia depositada en la comisura de mis labios.

Tengo miedo de tocarla

y que el tacto de su piel se quede grabado en la palma de mi mano.

Tengo miedo de cogerla por la cintura

y descubrir que quiero recorrer cada pulgada de su cuerpo con la yema de mis dedos.

Tengo miedo de tocarla

y tener que destocarla después.

Sonríe con los labios,

con el alma, con los ojos y con todo su cuerpo,

y sonrío yo perdido en su sonrisa,

justo cuando me estoy durmiendo,

justo cuando estoy entrando en el mundo de las pesadillas,

al que me llevo el tacto de sus dedos sobre mi pelo,

para que me proteja;

el golpe de su mirada,

para no sentirme solo;

y el beso junto a la comisura de mis labios,

para no dejar de creer en el mañana.

Y tengo miedo de tocarla,

por si acaso me despierto.

8 comentarios to “Arritmia onírica”

  1. Tocala, con la misma ternura con la que escribes esto.

  2. cancionaza!
    si no se sonríe con los labios, con el alma, con los ojos y con todo el cuerpo, no merece la pena sonreir.
    “y tener que destocarla después.” deja de inventarte palabras, no?😛

  3. silvio11 Says:

    No me da la gana. Me gusta inventarme palabas. Yo no tengo la culpa de que al diccionario le falten palabras.

    Hay Trosky, primero tiene que dejarse tocar, no sabes?

    • Destino Says:

      Caramba, juraría haber dejado un comentario aqui antes. Aunque ahora que releo los que hay, está claro que no lo hice.

      Qué cosas.

      • silvio11 Says:

        Sí, has sido brutal y tajantemente censurado.

      • Destino Says:

        Joder, pues no lo entiendo.

        Si tan solo he dicho AARRRGG….

        (sonido de silla golpeando contra el suelo).

        FFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFF

  4. Muy bueno y totalmente de acuerdo con Trosky.

  5. Yo creo que el miedo paraliza y que mientras estás acojonado te estás perdiendo la vida… y, a todo esto, qué tal tu dedo?😉 Pagaría por verte escribir sólo con 9 dedapios… Tardarás un güevo, no??

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: