Nueve dedos (autocompasiva respuesta a Atenea)

¿Has escuchado el viento soplar entre las hojas de los árboles?

Es el huracán que da vueltas en mi interior

tratando de disfrazarse de susurro para escapar de mi cuerpo.

 –

Los cuatro clavos ardiendo a los que podía aferrarme

ahora arden demasiado.

Sólo el caos consigue que olvide la soledad en la que ando perdido.

 –

El dolor grita buscando una forma propia,

una causa, un motivo

y el sinsentido de mi propio ser me abrasa.

 –

Me confundo en las corrientes aéreas del huracán,

que respira disfrazado de suave brisa,

y el infierno de mi pecho es sólo un destello en los ojos.

 –

Busco un referente que me ancle en la realidad

y otro plato más se escurre entre mis manos.

Su estallido es una acusación… otra acusación totalmente cierta.

 –

La cárcel de mi propia inacción,

mis nueve dedos;

la lentitud de la mano en el teclado,

la pinza de tender la ropa sujeta con los dientes;

el nervio dando vueltas dentro de un cuerpo inútil,

la necesidad de recibir ayuda;

el silencio de la casa vacía

y el tiempo para pensar.

Indefensión en medio del huracán sin armas para sentirte completo.

Fuego quemando en la soledad manifiesta.

 –

La suave brisa entra por la ventana,

agitando levemente la persiana al invadir el salón,

y se transforma en huracán dentro de mi pecho.

 –

La casa da vueltas y se convierte en páramo desierto.

El absurdo de la situación es sólo otro tronco en la pira,

más combustible para el fuego de la estupidez.

 –

Me sobrepasa mi propia debilidad

y necesito un algo, un quien.

La vida se queda vacía por un dedo, por un triste e inútil dedo.

 –

La fortaleza se rompe por el dedo

y sin posibilidad de luchar busco otra salida.

Aprendo a respirar en mi propia cárcel.

 –

La vida, que tan llena parecía días atrás,

se vacía de golpe.

Ya no estoy en condiciones de hacerme compañía a mí mismo.

necesito a otro, a un alguien o un qué.

 –

Y nadie viene.

 –

La pinza se me cae de la boca,

el plato estalla contra el suelo

y hasta limpiarme el culo después de cagar es una puta odisea.

 –

Tan nimio, tan débil, tan pequeño.

¿Mi dedo o yo?

Es lo mismo porque los dos somos un todo que depende de sí mismo.

 –

Nuestra propia autosuficiencia es nuestro pecado.

Resistimos en nuestra propia debilidad,

mi dedo y yo,

aferrándonos a un lejano “creí que tú sabías cuidarte solo”

que a base de odio hemos convertido en realidad.

 –

El huracán y el infierno no son nada más que el reflejo de mis dudas,

de mi debilidad y mi fortaleza.

Perdidas las rutinas que me atan a la cordura

sólo queda la lucha entre extremos,

entre la autodestrucción y las ganas de vivir,

y en la soledad de mi habitación trato de disfrutar de la batalla.

 –

Tan nimio, tan débil, tan pequeño.

Mi yo, mi cabeza, mi dedo, mi alma,

mi cordura y mi vida.

21 comentarios to “Nueve dedos (autocompasiva respuesta a Atenea)”

  1. Destino Says:

    Vaya, creía que te gustaba tener la casa para ti solito. Y sí, me imagino que limpiarse el culo con solo una mano es una puta odisea; a pesar de que nunca nos lo limpiemos con 2.

    Es curioso, necesitas que te falte algo para echarlo de menos.

    De modo que necesitas un algo, un alguien ¿eh?.

    “Nuestra propia autosuficiencia es nuestro pecado”. ¿Quien se autocomplacía y con qúé mano?…

    Tranqui brother, en breve estarás de nuevo al 90%.

    • silvio11 Says:

      sí, sí, mejor solito. Que si vienes a casa no haces na más que ensuciar platos y ahora voy justito de fuerzas para limpiarlos, no sabes?

  2. Suerte en tu búsqueda de ese “quien”. Empiezo a creer que te mereces encontrarlo. O que alguien te encuentre.
    Lo siento, pero anhelo el día en que te falten dos dedos…

    • silvio11 Says:

      Gracias… supongo.🙂

    • silvio11 Says:

      Y bueno, encontrar a alguien, no sé, pero echar un polvo de vez en cuando… eso sí que me lo merezco… Hummmmm, ahora podría buscar alguna enferma a la que le pongan los tíos mancos o con vendajes.

  3. Qué diferencia leer tus post con música! Te he visto ahí, en tu cocina cochambrosa intentando fregar los platos y rompiendo la mitad de la vajilla; y yendo a tender tu ropita con nueve dedos… y escribiendo el post a velocidad ridícula -lo del culo, perdóname, pero he preferido no imaginármelo-😉
    Te ha quedado muy poético pero, Silvio, creo que estás desaprovechando tus nueve dedos. Con el partido que se le puede sacar a eso de estar tullido!!! Es como lo de los antojos de las embarazadas…

    • silvio11 Says:

      Era más ridículo verme pidiendo café en la redacción, mordiendo dos moneditas de diez céntimos…. No es pa tanto, me manejo bien.

  4. No hace falta decirlo, pero sólo necesitas un dedo para llamar, para llamarnos, ni siquiera un dedo, puedes marcar con la barbilla y espero que lo hagas en lugar de revolcarte en el barro. Esta noche salimos a tomar biosolanes, por aquello de los antibióticos… ya sabes….

  5. silvio11 Says:

    Yujuuuuuuuuuuuuuuu, biosolanes.

    No te preocupes Heraclit0, que gracias a la tensión laboral (este verano es uno de los más divertidos que recuerdo) no me vengo abajo. Lo que pasa es que me hace gracia pensar en lo mucho que te puede joder la vida una cosa tan tonta como un dedo. Te rompe las rutinas, te hace sentir un poco (sólo un poco) inútil y ya tienes momentos realmente frustrantes. Es algo que notamos todos, no? Aunque claro, teniendo en cuenta que tengo tres válculas de escape: hacer deporte, beber y escribir… Bueno, pues me cago en los muertos de mi puto dedo.

  6. Mucho mérito el sacar N páginas adelante con 9 dedos…si has superado eso, ya puedes con cualquier cosa…a pesar de tirarte el café encima😛.
    Platos de plástico ya o no?😛

  7. Olivia D. Says:

    Pobrecito, se siente solo y se ha jodido un dedo… no sé qué te hace pensar que te mereces un polvo, a ver si te enteras: la autocompasión no pone!
    P.D: Cuando quieras házme reír

  8. Olivia D. Says:

    una de una.

    • silvio11 Says:

      Vale, entonces cuando quieras quedamos y te hago reir. Te advierto que en persona soy la ostia de gracioso y no demasiado autocompasivo (eso lo dejo para la escritura). ¿Traerás la pistola y las esposas?

  9. Olivia D. Says:

    Si quedáramos tú perderías una lectora y yo el interés por lo que esribes. No lo veo un buen negocio. Si en persona no eres autocompasivo ¿quieres decir que no eres tú quién esribes? Intuía que te faltaba sinceridad apreciado Silvio

    • silvio11 Says:

      Querida Olivia, aunque bien es cierto que tengo un dedo luxado, no lo es menos que todavía no se me ha roto ningún plato mientras fregaba. He sentido, durante décimas de segundo, la enorme frustración de no ser capaz de teclar más rápido o de tender la ropa, incluso de no ser capaz de sacar diez céntimos de la cartera para pedirme un café, pero han sido eso, décimas de segundo que se me han quedado grabadas en la memoria. Mi vida no es un continuo resurgir y naufragar. No soy viento ni mar y, aunque desearía ser lobo, no hay más reflejo en mi cuarto de baño que el de mi propia mirada de ser humano. Me gustaría tener una musa que me mirara desde la oscuridad para darme ánimos, pero, como buena persona real que camina dentro de mis zapatos, son tantas las opciones que manejo de tener un mañana acopañado como escasas las posibilidades de que alguna de ellas sea real. No soy letra, mano ni dedo que escribe sobre un teclado. Ni estoy solo, porque hay personas que constantemente se preocupan por mi, aunque no siempre me lo merezca. No soy una historia confusa escrita en un blog. El Silvio al que lees es una milésima de segundo congelada en el tiempo. Quizás sea eso lo único que sé hacer, aunque eso no quiera decir que lo haga bien: apresar un sentimiento y estirarlo. Coger algo que, espero, hayamos sentido todos, y tratar de convertirlo en un todo desde su misma fragmentación. No soy fuego, tormenta ni sufrido maratoniano. No soy Silvio, porque Silvio no es más que un arrebato y aún no conozco a nadie que pueda sobrevivir constantemente arrebatado.

      Lamento que haya gente que busque en este blog el morbo de una vida ajena en vez de un detalle que case con su propia existencia, porque aquí no hay más vida que la cimentada en tres realidades puntales e imaginada después. Si eso te decepciona, lo siento. En mi vida diaria no me considero infeliz y, es más, tengo la capacidad de alegrarme con la alegría de otros igual que me emociono con su tristeza o me indigno con las injusticias que les hacen enfurecer a ellos.

      ¿Te decepciono? Lo siento querida lectora -a la que espero no perder- pero, si ni siquiera cuando camino más allá de esta pantalla estoy seguro de ser verdad, cómo no mentir cuando escribo, que es el único instante en el que me siento libre para soñar.

      ¿Sabes una cosa? Soy ambidiestro. Pero un ambidiestro raro. Hay cosas que hago con la mano derecha y otras que hago con la izquiera. A raíz de mi reciente luxación me dio por pensar qué cosa hago con cada mano y descubrí que con la izquierda sólo escribo. Ni siquiera beber. A efectos prácticos, soy diestro, supongo, pero siempre pensé que era zurdo, cuando lo único que hago con esa mano es escribir y, sólo de vez en cuando, beber.

      ¿Y sabes qué es lo mejor? Que hasta esto puede que sea falso.

      Buena intuición querida Olivia, pero nunca pretendí hacer creer a nadie que esto fuera verdad… Con lo aburrido que resulta todo aquello que es cierto, no?

  10. Eiruceiram Says:

    Ay madre!!!Como llevas el dedo?? Luego con más calma leo lo he has escrito en mi ausencia y opino. Veo que hay gente nueva, eso está bien cuantos más mejor.

    • silvio11 Says:

      Tranquila Marie, sigo vivo. Y ahora, gracias a Olivia, incluso un poco más relajado.

      • Eiruceiram Says:

        Tenemos algo pendiente recuerdas?. Si mañana puedo te mando un mail. (Abstenerse mal pensados).

        Para presumir de lo hábil que eres con ambas manos solo has escrito 3 post?? jejeje, muy mal.

        Un 10 te pongo en Arritmia onírica, me ha encantado. Espero que no te haya pasado lo del dedo por tocar a la chica jejej

        He cambiado de idea, te quito el muy mal por un vaya vaya!!!, que comentario más bueno y extenso jejej. A gusto te habrás quedado.

        Pd1. Los platos de plástico te ayudarán, sobre lo que haces más allá del cuarto del baño prefiero no imaginarlo, una idea tengo… uufff

        Pd2. Creo que todo el mundo se merece encontrar a esa persona especial…

  11. Después de todo esto sólo puedo añadir…. Jerónimoooooooo!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: