Agua (Elementos: I de ?)

La noche que estalló la tormenta, la luna dibujaba una alfombra blanca sobre el mar que iba desde la orilla de la playa hasta el horizonte. Ariadna se adentró en el agua, que la esperaba ansioso por poseer su cuerpo. Sus dedos rasgaban la superficie cristalina y la masa oceánica subía poco a poco por sus muslos. El mar bramía, hambriento e inconsciente de que el deseo que sentía por la joven era el mismo que se escondía en las esponjosas nubes del cielo. Celosas, las gotas de lluvia se precipitaron sobre ella en forma de nocturna tormenta de verano. Ariadna, desconcertada, con medio cuerpo golpeado por las embestidas del mar y el otro medio sometido a los mil besos que la regalaba el cielo, fue incapaz de elegir entre ambos.

Furiosos, mar y cielo discutieron para tratar de descubrir cuál de los dos era dueño del amor de la joven. Cada vez que uno, solicito, acudía a visitarla allá donde estuviera, ella se deslizaba hasta el parque más cercano para dejarse besar por él y sentir cómo se escurría dentro de su ropa en forma de pequeños ríos que la acariciaban suavemente. Sin embargo, todos los años iba al encuentro del otro, furioso y enigmático, para fundirse con él bajo la luz de la luna.  Sometida a la fuerza de la masa marina, complacía cada uno de los deseos de aquel amante insaciable que la devolvía con delicadeza a la orilla cuando terminaba de hacerla el amor.

Un año, ansioso por gozarla y cansado de esperar su visita, el mar decidió infiltrar una de sus gotas dentro de los millones que viajaban en el interior de las nubes. La minúscula porción marina esperó pacientemente hasta que encontró aquella que estaba destinada a bañar la piel de Ariadna. Cuando la vio abajo, como un grano más perdido en un desierto de arena, saltó desesperada por llegar junto a ella. Aterrizó en su mejilla y, ansiosa, comenzó a correr hacia su cuello. De ahí, con un brusco giro, paso a la abertura de su escote y puso rumbo hacia el ombligo. Apenas unos segundos tardó en cruzar su cintura antes de adentrarse en el pubis en introducirse en su sexo, saborearlo y diluirse en él. La intensidad de la unión fue tal, que la joven cayó de rodillas al suelo, casi sin respiración.

Al reconocer al más violento de sus amantes, Ariadna supo entonces que el mar también le seguiría allá donde estuviera, como la lluvia, y decidió no visitarle nunca más como castigo por su mentira. La lluvia, feliz al conocer la ruptura, no quiso preguntar los motivos. Así vivió siempre engañada, creyendo que Ariadna era totalmente suya. Sin sospechar jamás que dentro de sus propias nubes viajaba un polizón dispuesto a saciar el deseo que las caricias de un devoto esposo no podían apagar.

Quisiera ser la gota de lluvia que cae del cielo para besar tu cuello… O aún mejor, la lágrima que nace en lo más profundo de tu ojo izquierdo, te acaricia la mejilla y se cuela por la comisura de los labios para diluirse con la saliva que se esconde en el interior de tu boca.

5 comentarios to “Agua (Elementos: I de ?)”

  1. Es mejor el último párrafo que todo lo anterior.

    • silvio11 Says:

      Bueno, pues eso que nos llevamos, no? Espera, que eso no quiere decir que merezca la pena leer algo de todo lo que hay escrito. A lo mejor el último párrafo sólo es malo y lo demás es terrible… Mierda.

  2. Destino Says:

    Joder.

    ¿Quien está necesitadísimo?.

    Un poco “sin entre líneas” ¿no, brother?.

    Me gusta el texto. Me gusta pero… ¿quien está requete necesitado…?

  3. silvio11 Says:

    Yo, que sólo escribo este blog para follar, pero ya ves, nada de nada, que no hay manera. Mejor que el tiempo que invierto en escribir lo dedique en buscarme un curro de una hora, ¿babysiter quizás? Así podré ahorrar pasta para irme de putas y dejarme de tonterías, que está claro que con esto de ir de profundo por la vida no vamos a ninguna parte.

    Alguien necesita un canguro?

    • Eiruceiram Says:

      Mejor será que te pongas las pilas y hagas algo de verdad bueno, piensa en el libro, con eso seguro que ligas igual de poco, pero la satisfacción será mayor.

      Libro, libro, libro…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: