Palabras en el silencio

Respeta un segundo la verdad al silencio y se pierde en medio de la nada la mentira. Tan simple es sentirse rodeado de paz. Tan simple como pasar la noche en un desierto. Sólo hay que aprender a acallar las voces y los susurros del viento. La arena se arrastra sobre la arena, como las personas se arrastran sobre las personas. Y el mundo parece tan asustado que da miedo vivir en él. Quizás sea esa la única respuesta posible, el silencio.

Recoge un pedazo de algo peligrosamente parecido a la nada en la palma de su mano. Blanco sobre blanco. Siempre es algo sobre algo sumando una perfecta ausencia de sentido en su interior. Sentimiento sobre sentimientos. Orden sobre orden. Ruido sobre ruido. Redundancia en el último de los casos. Estática allí donde nadie puede limitarse a guardar silencio. Y hasta la arena del desierto grita mientras los seres humanos pierden la voz reclamando respeto. Y acaso sea esa la única respuesta, taparse los oídos para no escuchar nada.

Se llena el mundo de promesas como el reloj de arena de granos que desfilan en perfecto y aglomerado orden. En un orden sin sentido, como las promesas. Desfilan unos y otras, como desfilan los seres humanos por la vida siendo grano de arena y haciendo promesas vacías. Quizás sea ese el único sentido de todo esto, ser capaz de mantener una promesa o si no… guardar silencio.

Pierde el camino tras los ojos de la noche, persiguiendo una palabra, o un olor asociado a una emoción, o una emoción asociada a una persona… o un recuerdo, en última estancia. Un recuerdo felizmente perdido, como los enfermos terminales yacentes en la cama sonríen ante lo que fue porque lo que será ya no tiene sentido, y aprenden a llorar por ello con el alma en calma o rebelada contra sí misma, con odio o amor, con las manos vacías o los puños cerrados. Y puede que ahí esté la capacidad última de decisión, en abrazar la vida tal y como viene o en luchar contra la misma muerte cuando ya es inevitable, cuando no es más que la siguiente parada de la vida.

Tengo miedo de que me rompan el silencio y no me dejen aprovechar la vida con sus promesas.

Y cuando tengo miedo, lo único que me sale es odiar… o guardar silencio.

2 comentarios to “Palabras en el silencio”

  1. Eiruceiram Says:

    Pensamiento muy realista: “Y cuando tengo miedo, lo único que me sale es odiar… o guardar silencio.”

  2. Versión 2.0: ‘Y cuando tengo miedo, lo único que me sale es odiar… o guardar silencio… o correr.’

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: