Walking Dead

¿Se puede hacer una buena serie de zombies? La respuesta es sí, sobre todo desde que nació Walking Dead, el cómic. La materia primera, el serial, ya estaba creada. Sólo había que atreverse a cogerlo y empaquetarlo para televisión. Ahora bien, hay que tener las cosas muy claras para apostar por un producto como éste que, además, no pretende ser “para todos los públicos”. Los zombies pertenecen a un sector mayoritario de otro minoritario, sobre todo en lo que a televisión se refiere. Los Serrano, House o CSI lo tienen fácil para conectar con un público masivo. Walking Dead… no. Además, las producciones de corte apocalípticos son caras. Muy caras. Por eso la apuesta era osada, pero comedida: seis capítulos, que el batacazo no fuera excesivo, en caso de que llegara.

A los mandos de la nave, uno de esos nombres que siempre dan seguridad, Frank Darabont. El primer capítulo apostó fuerte desde el principio. El resto… Ha gustado a los fans del género que no han tenido la oportunidad de leer el cómic. Así de fácil. Walking Dead, la serie, está bien. Walking Dead, el cómic, es fascinante. Violento, macabro, implacable. Los personajes aparecen y desaparecen conformando un mundo enfermizo en el que hasta los niños están destinados a convertirse en monstruos. La propuesta, además, es tremendamente minimalista. Hay espectáculo, grandes momentos, pero sobre todo un acercamiento excesivo a los personajes, que se ven atrapados en sus propios miedos, ilusiones y, ante todo, en su necesidad de tener esperanza.

Era imposible que la crudeza de Robert Kirkman, autor de la saga, llegara a la pequeña pantalla. Una cosa es mostrar tripas. Otra, adentrarse en el mundo del todo vale que explora sin ninguna compasión en un asfixiante blanco y negro. A cualquier lector que haya visto la serie es probable que  le sepa a poco, a muy poco. De entrada, la trama apenas avanza. Además, en algunos medios de comunicación se ha intentado sectorizar a los protagonistas, vendiendo a unos como el reflejo de la juventud u otros como los representantes de ¿minorías? étnicas. Grave error. La norma en Walking Dead debería ser “no te encariñes con nadie”. Además, Darabont trata de dotar a algunos capítulos de entidad individual, cuando debería apostar por hacer una película de seis capítulos. Las subtramas autoconclusivas no importan porque hay una gran historia, una épica de verdad, a la que prestar toda la atención: la supervivencia de un grupo de personas destinadas a amar, odia, soñar e incluso a elegir la muerte sobre la lucha constante.

Walking Dead deja buen sabor de boca como promesa de futuro, no como realidad. La factura es buena, los actores resultones y esperemos que las tramas se vuelvan oscuras. Por el momento, el sexto capítulo ya se enfrentaba a algunas de las claves que deberían marcar el futuro, sobre todo en lo que a desesperación se refiere. Habrá que esperar para ver por dónde van los tiros y, sobre todo, a rezar porque los autores no pretendan hacer de ella una franquicia eterna. Lo mejor en este caso es apostar por un número concreto de temporadas y viajar directo hacia ellas. Kirkman, que también participa en la adaptación televisiva, ya ha sido infiel a su propia creación. Ahora sólo falta que lo sea para bien y entre él y Darabont terminen de crear el producto inolvidable que merece ser Walking Dead.

3 comentarios to “Walking Dead”

  1. Si la serie te parece bien y el comic fascinante…a ver qué dices de esto

  2. Ya sé que pedir para los Reyes Magos, las novelas gráficas de Kirkman. ¿lLas leo antes que ver la serie? No sé, todo lo que he visto últimamente sobre zombies me ha decepcionado (Dead Set, Zombies Nazis, las de Romero…) ¿Aprenderemos alguna vez a convivir, ya no con ellos, sino entre nosotros? Ahí todo este subgénero entra en una espiral.

  3. Gracias Patri por cubrirme las espaldas. No puse ningún vídeo para el post porque no encontraba nada que me convenciera, pero con el tuyo todo queda solventado.

    Raf… no sé qué decirte tío. El cómic es brutal. Si lo lees primero, la serie te parecerá menos buena. Casi es mejor verla, paladearla y luego pasar a las palabras mayores. Tienes 1.800 páginas que están esperando ser devoradas.

    Totalmente de acuerdo con lo de Dead Set. Zombies Nazis me hizo gracia y las de Romero siempre me han parecido desfasadas. Hace poco me pasaron Devil´s Play Ground y la verdad es que me pareció entretenida, pero no redonda. Tampoco lo es la serie de Walking Dead, aunque afina bastante. Y tienes razón, en estos casos, lo peor siempre acaba siendo el propio ser humano y no los muertos vivientes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: