Tú (o el vacío de no sentir nada)

Autora: Patricia Dubreuil

Anoche se pasó exactamente 48 minutos mirando al techo. Ni rastro de las estrellas. Vacío. Oscuridad. Negro. No pensaba en ti. Ni en nada. Ni en nadie. Podía escuchar su respiración, sus tripas, sus parpadeos. El caos, el ruido…todo se había convertido ahora en vacío.

Sentado desde el respaldo del banco la mira. Parece sentir una mezcla de extrañeza y admiración, o eso me parece. Sonríe. Agacha la cabeza. Viven a apenas 100 metros. Él tiene la cabeza en otra parte. Ella está herida. Ambos tienen miedo. Toman caminos diferentes. Aquello se parece mucho a historias que están ocurriendo simultáneamente en otros lugares, con resultado similar. Nulo.

Domingo. Vasos a medias, platos con restos, botellas vacías, globos desinflados, confeti pisoteado. No queda nada. No queda nadie. Aún así el silencio no le da miedo, es más, se siente protegido por él. Mejor la nada que un ruido lleno de mentiras.

Lo dejaron hace poco o mucho, no sé. Ella sonríe, pero hay cierto aire melancólico. O eso me parece. Creo que no le ha olvidado, que aún le busca sin respuesta. Se ha puesto tacones, está realmente guapa. Siempre le entran un montón de tíos y, tras un rato de conversación, siempre la misma respuesta y la misma sensación. Nada.

Sonríe mientras coge el ron. Bromea. Pero no está como siempre. O eso me parece. Le falta algo, estoy segura. Es como si la buscase por el bar. Si cierra los ojos puede recordar su olor, su voz, su cuerpo. Un calcetín tiene su pareja. Unos pendientes tienen la suya. Ellos se tienen el uno al otro. Aunque esta noche no sea así y sólo encontrará una cama vacía.

Se siente estúpida. A cada minuto. Busca algo en el bolso. Pastillas para desaparecer. O eso me parece. Ahora su mejor amigo es el silencio. Cada noche sale a pasear con él, y tienen ganas de tirarle piedras a alguna ventana o llamar a algún telefonillo…pero casi siempre alguna farola se apaga y el vacío y la noche se los come a los dos.

4 comentarios to “Tú (o el vacío de no sentir nada)”

  1. Y ahora qué hago, ¿me pongo yo a pintar?

    Lo intuía, pero ya estoy seguro, no me necesitas en absoluto para los Incompletos.

  2. Eh, pues igual lo de que te pongas a pintar olo es intentarlo…
    Me niego a hacer los Incompletos si no es con tus textos. Ahí lo dejo.

  3. Silvio, definitivamente tienes que abrir más el blog a las colaboraciones. Gana y mucho. ¿Cuándo cuelgas tu dibujo?

    No es mal compañero de viaje el silencio, ni tampoco la soledad, aunque esté condenada a nivel social. Me ha gustado mucho.

  4. Frases cortas y directas, me gusta mucho.

    Patri, a ver si nos dejas leer algo más de vez en cuando.

    Un saludo😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: