Ni yo me creo el contenido de este post

Pues esta vez es EMI quien no me deja subir el vídeo -más me jode a mí- así que os dejo el enlace oportuno por si alguno queréis verlo en Youtube. Lo recomiento. Por así decirlo, hace falta verlo para entender la película: http://www.youtube.com/watch?v=6_5hQ8cEE7Q&feature=related

Entre el humo del bar, el cansancio obligado tras dos días de aberrantes excesos, las escasas horas de sueño y la pesadez de estomago propias de estas fechas navideñas, la mente es propicia a divagar, por muy acompañada que se encuentre. Que chico más majo. Que graciosos los grupos infantiles. Que bien eso de triunfar. La televisión del pub emite, insistente, vídeos añejos de antiguos éxitos musicales. Los chicos parecen de lo más felices.

“¿No era el más pequeño?” “Sí, creo que sí. A lo mejor es que el otro sólo es más bajito”. “Mírale… joder, si que cambió”. “Ya, no fue sólo por la edad”.

Tanto oír hablar de juguetes rotos y sin entender nunca la palabra. Algunas cosas, por mucho que te las cuenten, sólo consigues entenderlas cuando las sientes en la piel. Por alegre que sea el vídeo musical, por divertida que sea la canción es tan… melancólica. Es la triste historia del éxito, que también las hay; de un hombre… un niño que no fue capaz de escapar a su propia sombra; de una perversión… Por cierto, pensar en estas cosas sin tener un cigarrillo en la mano es como mear sin bajarte la bragueta.

Tuvo hijos, se casó, fue excéntrico, ahora es una leyenda y en su momento le acusaron de abuso de menores. Mirándolo todo con perspectiva, ha dejado de ser el protagonista del circo freak para convertirse en una víctima. ¿De quién? De su padre primero, o eso decía la serie de televisión; de mujeres que no le querían o no le comprendían, o eso decían  los medios; ¿puede que de un ego hinchado por tantas atenciones?

Me parece grotesco que un tipo como éste me dé pena, pero sólo consigo ver tragedia en las dinámicas coreografías que ejecutan los hermanos. Me pregunto cuando hará alguien una película sobre él, sobre su drama. Ahora quieren hacerla sobre Marilyn.

¿Hubieras deseado ser un alma anónima? Probablemente lo hizo, como quien desea algo que no ha conocido jamás; como un niño que vive en el desierto desea ver esa cosa que llaman nieve.

Mi primer juguete roto, el único al que comprendo porque, quizás, ha sido el único que he visto quebrarse con mis propios ojos. La fractura empezó antes de mí, claro. Tampoco fui de esos que dijeron, “este tipo se está echando a perder”. Simplemente, un día estaba perdido.

No es como mis grandes perdedores de la música, que nacieron autodestruidos. A él, lo intuyo, le rompieron otros. Supongo que lo justo sería brindar por él, pero no lo hacemos. Demasiadas sombras. Demasiado triste. La suya fue una maldición, una debilidad tan extrema como su fama. Sólo comentamos lo extraño que es ver el vídeo… A lo mejor no es tan malo ser el simple bebedor de barra de bar. Qué coñazo de noche, y con todo me acuesto borracho, a las seis de la mañana.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: