Río arriba

El pirata miró a su alrededor otra vez antes de reconocer que estaba completamente perdido. Tenía barco, tripulación y mapas, pero incluso con el viento a favor puede uno perderse. Lo achacó a su estupidez… o a su mala suerte. A fin de cuentas, todo era lo mismo. Tenía talento para perderse y punto.

 

Probó el agua de mar y descubrió que en realidad era de río. Aquello lo complicaba todo porque si realmente habían pasado del agua salada a la dulce, estaban tratando de navegar contra corriente. Si el viento dejaba de soplar a su favor las cosas se complicarían de verdad, a no ser que todos sus hombres accedieran a encadenarse a los remos. Lo peor del capitán pirata no era su estupidez, ni su facilidad para perderse, si no la falta de carácter que, de eso estaba seguro, le impediría aguantar la presión que implicaba remontar aquel maldito río.

 

– ¿Se puede saber cómo hemos vuelto a perdernos?- Le preguntó su contramaestre.

 

Él, con cara de fastidio, se limitó a encogerse de hombros y emitir un bufido.

 

– Así nunca podremos abordar un barco, robar tesoros ni hacer prisioneros.- Se lamentó.

 

El capitán continuaba mirando a un lado y otro. Los nativos se asomaron a las orillas del río para saludar con la mano a aquel el extraño artilugio que se empeñaba en remontar las aguas. Entonces se alegró de no tener parche alguno ni un garfio en la mano, aunque una vez se metió un lápiz en el ojo y a punto estuvieron de darle un martillazo en los dedos durante unas reparaciones de la embarcación.

 

– No servimos para tomar prisioneros -confesó- ni para robar oro ni para nada, sólo para perdernos y navegar río arriba.

 

El contramaestre se quedó callado. No pensó que dentro de sus palabras pudiera haber algún mensaje oculto, ni metáforas, sólo el pesimismo de alguien que no deja de perderse jamás. Así que, para tratar de animarle, hecho un cubo de agua por la borda y, tras recuperarlo, se metió un buen trago de agua fresca.

 

– Al menos podemos hartarnos de beber sin vomitar.

 

Y el capitán pirata se echo a reír.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: