Archivo para 2.000 palabras

Otra vida más (2.000 palabras. XII de XX)

Posted in fragmentos de historias jamás escritas with tags on octubre 18, 2010 by silvio11

Al nacer casi mata a mamá. Padre no consiguió perdonárselo. Darío pasó cinco años metiéndose en su cama. Le asustaba la oscuridad. A los 16 Elisa le sonreía. A los 20 le partió el corazón. Por pragmatismo, se casó a los 30. Marcos nació a los 34 y Elena a los 36. Abandonó el trabajo y a su mujer con medio siglo a sus espaldas. Alcohol y putas le llenaron hasta los 60, cuando se refugió en Darío. Le asustaba la soledad. En el lecho de muerte, uno de sus hijos volvió a hablarle. Su último pensamiento fue un tópico más. “Demasiado rápido”.

Anuncios

Exceso de comunicación (2.000 palabras. XI de XX)

Posted in fragmentos de historias jamás escritas with tags on octubre 15, 2010 by silvio11

Cuando el escritor perdió la fe en las palabras, se volvió loco. Él, mejor que nadie, sabía cómo eran capaces de mentir. Él podía amar y odiar en un mismo párrafo. Y en un mundo digital, lleno de medios para hablar sin ver, el resto de la gente también. Se sintió desprotegido, incapaz de distinguir la verdad de la mentira, y cerró los párpados para no escuchar nada. En su locura recorrió todos los bares de la noche como un ermitaño alcohólico y desesperado, buscando un silencio que desterrara las palabras.

Lágrima (2.000 palabras. X de XX)

Posted in fragmentos de historias jamás escritas with tags on octubre 15, 2010 by silvio11

La lágrima quería ser palabra para poder expresarse mejor. Siendo lágrima se sentía víctima, “pero si fuera palabra”, pensó, “podría decir algo para luchar contra mi destino”. Podría explicarse y no ser simplemente derramada… Lloró al sentirse encerrada dentro de sí misma.

Una solitaria lágrima se escapó de los ojos de Nuria, que luchaba por contener el dolor dentro de su pecho. Al verla, Rubén cedió a la necesidad de besarla y borrar todas las palabras que acababa de decir.

A partir de ese momento, su vida cambió.

Romance (2.000 palabras. IX de XX)

Posted in fragmentos de historias jamás escritas with tags on octubre 14, 2010 by silvio11

 “Serás siempre la sonrisa en medio de la oscuridad”, juró él. “Y tú la húmeda piel con la que me fundo en la madrugada”, respondió ella al notar que los rayos del sol comenzaban a conquistar su pequeño universo. “No hay nada más hermoso que el resplandor de tu belleza deslizándose sobre mi cuerpo… Cada uno de tus besos es como un atardecer”. Y el sol separó al mar y la luna, que cada noche se amaban con violencia más allá del horizonte, dejando un leve olor a pasión desesperada en la brisa fresca de la mañana.

De puertas para adentro (2.000 palabras. VIII de XX)

Posted in fragmentos de historias jamás escritas with tags on octubre 14, 2010 by silvio11

El niño descubrió que el viento no podía ser retenido dentro de un puño cerrado, y quiso ser aire para escapar de la carne. Anhelaba convertirse en pensamiento sin emociones, en corriente nocturna de barriada noctámbula. Quería escapar de la duda aceptando el fracaso como medio de vida y rechazar la felicidad para que no le doliera perderla. Extirparse la necesidad del corazón.

– Suerte que tienes tú, que estás por encima de todo.

Y el más frágil de los hombres buscó un lugar escondido en el que romper a llorar sin que nadie pudiera ver sus lágrimas.

Broma cósmica (2.000 palabras. VII de XX)

Posted in fragmentos de historias jamás escritas with tags on octubre 13, 2010 by silvio11

Madrid, años 90. Domingo Hernández siempre se acuesta con la espalda pegada a la pared, el armario cerrado y de cara a puertas y ventanas. Desde la infancia, tiene un miedo irracional a ser apuñalado mientras duerme.

Madrid, años 50. Marcos Benítez, lanzador profesional de cuchillos, descubrió que la primera brecha espacio temporal de la que hay constancia en la historia se abrió durante breves segundo en el centro de su diana.

Justo cuando hizo su lanzamiento, un recién nacido Domingo comenzó a llorar… era como si intuyera la cabronada.

Siglos después, el hecho sirvió para demostrar la existencia de Dios y su macabro sentido del humor.

Luz del ayer (2.000 palabras. VI de XX)

Posted in fragmentos de historias jamás escritas with tags on octubre 11, 2010 by silvio11

El rayo de luna entró por la ventana en forma de onda, como si alguien acabara de lanzar una piedra en las sosegadas aguas de un lago. Su luz acuosa se extendió por la habitación iluminando con timidez tu cuerpo desnudo sobre la cama. Pude verte con claridad desde la butaca en la que estaba sentado, fumando un cigarrillo. La luz del rayo desapareció y con ella tu cuerpo y mi amor por ti. Supuse que era un rayo de luna del pasado que se perdió de camino a nuestra cama. Llegaba demasiado tarde. Ahora sólo podía iluminar recuerdos, desdichas del ahora que fueron sonrisas del ayer.