Archivo para Multimedia

Ya semos multimedia: The runner.

Posted in Multimedia with tags , on enero 1, 2010 by silvio11

Aquí está, nuestra primera producción cinematográfica. Me ha parecido buena idea estrenar año con ella. Espero que en el futuro haya más. Antes de nada, quiero dar las gracias a mis hermanos por su colaboración. El pobre David no pudo dormir después de la paliza que le metí a correr. También a la Lore y a Adetta, la única que salva esta producción. Gracias a todos, sobre todo por confiar en mí, involucraros y permitir que me sacara una espinita que tenía clavada desde hace mucho tiempo… Y me dejaba a Manudo, mi mano derecha. Concho, es empezar a dar gracias y darte cuenta de que te olvidas a todo el mundo. Acabo con Ballestas, que es quien ha hecho posible que éste corto tenga vida en internet. A los demás, espero que os guste.

Y si me permitís, me autoplagio, pero es que éste intento de poesía tenía que estar aquí. A fin de cuentas, es la explicación ideológica del corto que presentamos:

Cuando no puedo respirar,

cuando no me llega el aire a los pulmones,

me levanto y corro.

Cuando no queda ni un milímetro de espacio que habitar,

cuando no encuentro un lugar en el que sentirme cómodo,

me levanto y corro.

Cuando me sangran las heridas,

cuando me hieren las palabras

casi tanto como los silencios,

me levanto y corro.

Cuando el mundo se pone en huelga,

cuando desaparece el cielo,

cuando rompo con la vida

y la vida rompe conmigo,

cuando se me acaban las excusas

que contarle a mis mentiras,

corro, corro, corro.

Corro hasta que se me revientan las rodillas.

Corro hasta que se me apaga el cerebro.

Corro hasta que el dolor físico vence por abrumadora mayoría a la fatiga espiritual.

Corro hasta que mi visión se vuelve tan negra como la noche por la que corro.

Corro hasta que recupero las fuerzas necesarias para volver a casa.

Corro hasta que se me agota el alma

para ver si a la muy hija de puta se le quitan ya las ganas gritar.

Y cuando me duelen las piernas,

cuando me duele cada bocanada de aire que entra en mis pulmones,

cuando mi cuerpo no me deja correr más…

entonces,

busco un charco al que lanzarme y empiezo a nadar.

Gracias a todos los que hicieron de mí un corredor de fondo, espero no decepcionarles… Joder, y perdonarme la ñoñería. FELIZ AÑO.